lunes, 10 de septiembre de 2012

La venganza de Joe Musashi

En 1991, cuando me acababan de regalar la Mega Drive para mi cumpleaños, sólo tenía el Altered Beast y el magnífico Super Mónaco GP, y teniendo en cuenta el carísimo precio de los juegos, sabía que difícilmente probaría otro hasta navidad.
En aquella época todavía no funcionaba el alquiler y era difícil conocer a alguien que tuviese la consola, por eso, cuando se la compraron a un amiguete, empezamos a dejarnos los juegos (una práctica clásica en aquellos tiempos que no sé si se mantiene), de forma que empezó una relación muy fructífera (sobre todo para mí, je,je!) ya que a cambio de separarme algunas semanas de mi amado Super Mónaco, pasaron por mi casa otros juegazos tremendos como Thunder Force III, Golden Axe, y el genial juego de ninjas del que vamos a hablar, sin que mis padres tuviesen que desembolsar un dineral.
Por eso, hoy toca hablar de uno de los clásicos de los Megagames …
Adoro este pack!

Título: Revenge of Shinobi ( Super Shinobi  en Japón )
Año: 1989-1990 (dependiendo de la versión)
Compañía: SEGA
Megas: 4 – Jugadores: 1 – Niveles: 8
Género: Acción/Plataformas

Introducción:
Revenge of Shinobi de Mega Drive es un auténtico clasicazo de acción y plataformas que apareció en la primera hornada de juegos de Mega Drive, y que posteriormente fue incluido junto a Streets of Rage y Golden Axe en el espectacular cartucho Mega Games 2, haciéndonos felices por muchos años.


Contexto histórico y argumento:
En 1987 el ninja Joe Musashi hacía su primera aparición en los salones recreativos (Sega - System 16), enfrentándose a la organización criminal Zeed en un arcade de scroll lateral denominado “Shinobi” (término que significa ninja en japonés).
Estábamos en una época de plena fiebre por los ninjas y las artes marciales, y además del arcade de Sega, entre 1987 y 1988 triunfaban otras recreativas como el Ninja Spirit de Irem, el Ninja Warriors de Taito o el Ninja Gaiden de Tecmo  (sobre todo su versión de  NES), así como Last Ninja en Commodore 64, etc (además de peliculones como “El guerrero americano”).

clásico del videoclub y de los inicios de telecinco
Probablemente por eso, en 1989, con MegaDrive recién nacida en Japón y USA, Sega tiró la casa por la ventana y, en lugar de traernos una conversión de su popular recreativa como había hecho para Master System, decidió preparar de cero una inolvidable secuela exclusiva para su consola de 16 bit. Como dicen en el podcast del Club Vintage (del que soy fan y recomiendo desde ya) ¿qué podía fallar?
En Mega Drive, la refundada organización Neo Zeed ha herido de muerte al sensei de Joe, finiquitado al resto de sus discípulos y secuestrado a su hija, que además resulta ser la novia de Joe. Así que, enfundado en su traje de ninja y armado con sus shurikens y una especie de katana, Joe se dispone a llevar a cabo su venganza, acabar con el malo y, a poder ser, salvar a la chica, aunque antes nos enfrentaremos a hordas de ninjas, samuráis, expertos en artes marciales o militares, así como unos cuantos jefes finales que, como no podía ser de otra forma, son bastante grandotes y además, destacan por pasarse por el forro los derechos de propiedad intelectual de unos cuantos personajes famosos...

Qué hace ese aquí?
Este último tema de las licencias se explica muy bien en la wikipedia, solucionando un misterio que me tenía desconcertado en su momento. Me explico, la primera vez que me dejaron el juego y me enfrenté al penúltimo jefe, éste tenía forma de dinosaurio, pero cuando unos años después me dejaron el Megagames 2, en su lugar aparecía un esqueleto de dinosaurio …¿Qué había pasado con el pobre bicho? ¿Por qué habían puesto a dieta tan severa al bichejo los de Sega hasta dejarlo literalmente en los huesos?


Antes y después de la dieta Dukan...

Por lo visto, parece que en aquella época Sega no había previsto las consecuencias de la trascendencia internacional de sus juegos, y este Shinobi incluía alegremente en su plantel de enemigos a versiones muy similares de Spiderman, Batman, Godzilla, el T-800 de Terminator, Rambo o una especie de Bruce Lees... por lo que, tras la primera versión, y supongo que con las correspondientes advertencias legales de por medio, para seguir comercializando el juego, Sega retiró a los clones de Batman, Godzilla y a Rambo que pasaron a ser un monstruo murciélago, un esqueleto de dinosaurio (menos mal que aún no había salido Jurassic Park) y un soldado genérico con lanzallamas.
Al tener la licencia de Marvel para Spiderman (estaban preparando su lanzamiento en megadrive) la presencia de Peter Parker se convirtió en oficial, mientras que con Terminator y los Bruce Lees se hicieron los suecos y también los mantuvieron.
Además, estos problemas se han ido arrastrando en las recopilaciones para nuevas consolas y sus apariciones en descarga para Wii, pero obviando ese tema, en la propia Mega Drive como mínimo existen tres versiones diferentes en cartucho (si aparece una mención a Marvel después del logo de Sega ya sabemos que no estamos ante la primigenia)
El juego:
Antes de empezar a jugar, hay que remarcar que la intro de este juego era alucinante para la época, presentando la silueta de un ninja recortada entre sombras y relámpagos, y tras un salto, aparecía un primer plano de los ojos del protagonista observando el movimiento de unas estrellas ninja que se acercan y detiene con su espada. Todo ello aderezado con música de estilo oriental de Yuzo Koshiro, que empezaba a regalar nuestros oídos con su calidad musical (el trabajo posterior de Koshiro en los Streets of Rage ya es de otra planeta)

Como curiosidad, según la wikipedia, esos ojos de ninja que nos miran en la presentación pertenecen a Sonny Chiba, un actor japonés conocido en el género de las artes marciales y que tiene un papel destacado en Kill Bill, aunque desconozco si fue un “cameo” legal u otra de las “pequeñas licencias” que Sega se tomó en este juego…

En las opciones podemos cambiar el nivel de dificultad y el número de shurikens con los que empezamos (los cuchillos que lanza el ninja). Como máximo podemos empezar con 90, pero es posible acumular más durante el juego…aunque si queremos infinitos basta con seleccionar “00” y esperar unos segundos hasta que la cifra se transforme en el símbolo de infinito (truquete clásico de la infancia)
Una vez estamos preparados, controlaremos al ninja en un arcade lateral con plataformas atravesando ocho niveles, cada uno de ellos subdividido en 2 fases más un enemigo final. Contamos con una barra de energía para aguantar varios golpes y, si se agota, perdemos una vida y reapareceremos al inicio de la fase o combate con el jefe.
Con el botón B lanzamos los shurikens, aunque a veces utilizaremos la espada o daremos patadas (sólo agachados) si estamos muy cerca del enemigo o hemos agotado los cuchillos. Con el botón C el ninja salta. Si vuelves a pulsar C en lo más alto, consigues un doble salto de más altura y longitud (dando una voltereta en el aire), y si disparas en ese momento, lanzas 8 shurikens a la vez en 8 direcciones, resultando ambas técnicas imprescindibles para superar determinadas fases.
Con el botón A, el ninja puede desplegar diversas habilidades especiales en una especie de “magias” espectaculares. Hay cuatro diferentes (invulnerabilidad por un número limitado de impactos -5 en easy-, súper agilidad para toda la fase, invocación de una serpiente-dragón oriental de fuego que barre toda la pantalla en vertical y daña a los enemigos, y una especie de hara-kiri en el que Joe sacrifica una vida explotando pero también causando más daños y continuando con el máximo de energía). Para cambiar de magia, hay que pausar el juego con Start y elegir. De todas formas, sólo pueden utilizarse una vez en cada vida, aunque si la gastamos, nos la repondrán al vencer a cada jefe final y también hay algún ítem con magias extra.



Mi magia preferida en acción...

Además, hay otros ítems dentro de cajas (algunas invisibles), como un demoledor “Power up” que amplía el poder de shurikens y espada hasta que recibamos un impacto (y si avanzamos sin disparar, tanto de pie como agachados, protege de las estrellas ninja que se dirijan hacia ti sin sufrir daño), energía, shurikens, magia o vida extra, y un ítem malo en forma de bomba que explota tras una breve cuenta atrás.
Pasando a la acción, el juego es una gozada, estando plagado de enemigos a los que abatir, tantos que en ocasiones sufriremos por no quedarnos sin stock de shurikens (salvo si jugamos con el truco). Es destacable que cada enemigo, por simple que sea, suele tener sus características y patrones de ataque propio, así los ninjas suelen saltar tras disparar su estrella para dificultar el contraataque, los samuráis usan su espada para escudarse de los shurikens…
Algunos enemigos son muy llamativos, como unas monjitas aparentemente inofensivas (e inicialmente indestructibles) que tras cruzarse con nosotros, se desprenden de su disfraz y nos atacan con un cuchillo (fases 2.2, 5.2…), los Rambos armados con lanzallamas de la primera versión (3.1..), o unas bailarinas chinas (6.1, 8.2) que no se rinden hasta que no reciben varios impactos, momento en el que parece que se les rompen los tirantes de su vestido y se agachan para aguantarse el vestido y no mostrar sus vergüenzas!
En algunas fases los saltos ganan protagonismo (sobre todo en los niveles 2.1, 4.2, 5.1 y 7.1), resultando imprescindible dominar el doble salto, el cuál exige una precisión  importante. Aunque con la súper agilidad es difícil fallar un salto, en la séptima fase tenemos la excepción con un salto realmente desafiante en el que, aún con la magia activada, tenemos que apurar al máximo para no caer al mar y volver a empezar el nivel con una vida menos .
Capítulo aparte merecen los jefes, ya que además de los sorprendentes cameos, al luchar con ellos vemos que cada uno tiene su propio punto débil y es necesario seguir una estrategia específica (aunque muy básica) para destruirlos.  
Gráficos
Por mucho que sea un juego de la primera hornada, los gráficos en conjunto son realmente buenos, con variedad de enemigos y escenarios, algunos jefes gigantes como el samurái del primer nivel o el Godzilla/esqueleto de dinosaurio, o los “famosos cameos” perfectamente reconocibles. Nuestro ninja tiene una buena cantidad de movimientos, algunas magias como el dragón de fuego resultan espectaculares, y los escenarios tienen efectos muy vistosos como las preciosas cascadas del segundo nivel.



Por cierto, que el escenario del primer nivel también aparece en un juego de Master System de 1988 denominado Kenseiden (bastante más difícil que el Shinobi), y en la beta del incompleto Ninja Gaiden de Megadrive tenemos una cascada que recuerda sospechosamente a la citada cascada del segundo nivel  del juego de Sega (por suerte, visto cómo evolucionaba la versión de Tecmo, ésta no se llegó a finalizar, aunque la rom es fácilmente accesible para probarlo).
Primer nivel del Kenseiden (arriba) y del Revenge of Shinobi (abajo) 


Además, el tipo de letra de los menús y algunos elementos accesorios de los marcadores ( y sonidos) me da la sensación que se reciclaron para el Streets of Rage.

Intento de cascada en Ninja Gaiden...
Sonido
Músicas de Yuzo Koshiro, no hace falta decir nada más. Pero para el que no lo conozca, muy buena, más oriental que techno (ya llegaría después SOR), con temas distintos para cada nivel y otro para los enfrentamientos con los jefes. Los FX, algo mejor que otros juegos de la época, con algunas voces y tal…las explosiones suenan bien.
Jugabilidad:
Me va a ser imposible ser objetivo, porque este juego me encanta y creo que su capacidad de adicción y diversión es sensacional gracias a los movimientos de nuestro ninja y al repertorio y cantidad de enemigos que pasaremos por el filo de nuestro acero. Superar el nivel fácil, sin el truco de los cuchillos, para mi ya es un reto (sobre todo me cuestan algunos saltos), pero siempre con una curva de dificultad muy progresiva, de forma que no suframos mucho en los primeros niveles y la cosa se vaya calentando de cara al final.
El único lunar se encuentra en la última sub-fase (previa al combate final), que consiste en un laberinto enorme en el que tenemos que elegir entre múltiples puertas. El problema es que la única pista para distinguir los caminos está escrita en símbolos japoneses, por lo que es facilísimo desesperarse sin encontrar la salida, por mucho que nos armemos de papel y boli e intentemos dibujar un mapa (en mi última partida lo intenté y confieso que, a los 5 minutos, me rendí y fui a buscar el mapa a gamefaqs)  
Pero si te van los desafíos, además del laberinto o de aumentar la dificultad (menos vidas y continuaciones…), también puedes intentar jugar ignorando la magia de salto en determinadas fases y descubres que hay plataformas diabólicas pero no imposibles para los que perseveren, o empezar sin shurikens el juego y eliminar a los enemigos a base de espadazos y patadas…
Además, cosas como tener que localizar el punto de débil de cada jefe, explotar sus rutinas de ataque o elegir en qué momento usar una magia u otra, añaden al Revenge of Shinobi la pizca de estrategia que los grandes arcades acostumbraban a tener, y ayudan a “picarte” para idear la mejor forma de superar el juego.
Su duración completa se puede ir fácilmente a la hora (aunque una partida perfecta de un “hardcore” seguramente se quede en los 35-40 minutos; en cambio si te pierdes en el maldito laberinto puedes pasarte una tarde entera probando caminos)
Por su parte, el combate final tiene el aliciente de dar lugar a dos finales distintos, siendo realmente difícil ver el mejor de ellos en el que salvas a la chica (lo he conseguido la semana pasada…sólo 21 años después de mi primera partida! yujuuuu!!!)
Impresión Final:

En conclusión, Revenge of Shinobi es sin duda, una de las joyas de la Megadrive que se siguen pudiendo jugar como el primer día y que, salvo que no te gusten los juegos de acción, engancha automáticamente y de forma irremediable. Además, con su idea de enfrentar a ninjas vs superhéroes y villanos de cine estaba avanzado a su tiempo, siendo un precursor de, no sé, Alien vs Predator, Robocop vs Terminator, Marvel vs Capcom o Plantas vs Zombis ¿no?
Luego llegaron Shadow Dancer y Shinobi III (este último es el digno sucesor del Revenge, respetando lo que funcionaba y añadiendo unas cuantas mejoras) , pero eso es otra historia…

PD- Algunas fotos de las pantallas son hechas por mi (supongo que se nota por la calidad profesional...)

15 comentarios:

  1. Absolutamente magistral el análisis compañero.

    Me ha gustado mucho tu forma de redactar, siempre con un toque de humor, y sabiendo muy bien de lo que hablas. Tratando todos los puntos del juego.

    Juegazo clásico sin duda.

    Yo nunca fui capaz de pasarme el Spiderman... :(

    Tendré que usar el truco de los surikens???....veremos.

    Un saludo y espero con muchas ganas tu siguiente entrada.

    P.D. Todo un puntazo el poner tus propias capturas de la T.V ¿tienes la mega conectada o es emulador?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario y me alegro que te haya gustado el análisis.

      La lucha contra Spiderman es durilla, pero si llegas con bastantes vidas, cuando te quede poca energía siempre puedes atacarle con la magia explosiva (sacrificas una vida, pero reapareces con toda la energía y pudiendo usar otra magia)...eso sí,cuando acabes con él no te relajes porque te espera una sorpresa (no te la explico por si acaso, pero si juegas a la versión más antigua, aún tiene más gracia...)

      Tanto para hacer las fotos como para jugar, uso la mega "real" conectada por cable RGB a una tele LCD (siempre juego con un filtro de imagen de la propia televisión que le baja la resolución y me deja la misma sensación que con las teles antiguas).

      Eso sí, aunque le saco la foto a mi propio cartucho original (la primera foto de cada post), en la megadrive tengo puesto un cartucho flash (el everdrive), por lo que esta vez he podido jugar al primer Revenge of Shinobi con todos sus cameos intactos.

      Saludos!


      Eliminar
  2. No hay de qué, el blog lo merece.

    Gracias por solventar mis dudas. Yo la conecto a una LCD LG pero no tiene filtros (o yo no se ponerlos), y ya sabes como se ven los pixels....

    Para filtros tengo que tirar de emuladores.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Qué gran curro otra vez más, desde ya te has proclamado como el rey de las reviews... Felicidades por la entrada, completísima, no se le puede poner ni una pega. En cuanto al juego, para mí una de las joyas de Mega Drive, no sólo de la primera hornada, yo diría del catálogo en general. Un juego perfecto de principio a fin, con unos gráficos muy pulidos, una banda sonora increíble y una jugabilidad impecable. El III seguramente sea mejor, más complejo y espectacular pero si tuviera que elegir uno, yo me quedo con éste.

    Un saludo maestro!!


    http://blogs.gamefilia.com/robotnik16

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me quedo con el Revenge of Shinobi antes que con el Shinobi III sin dudarlo, pero los dos son tremendos y reconozco que el factor nostalgia me puede mucho más a favor del revenge (la de horas que le habré echado), el Shinobi III me llegó un pelín tarde y, aunque primero me lo dejaron y lo acabé comprando, aún no le he dedicado el tiempo que se merece para saborearlo bien.

      Un saludo y me alegro de que te haya gustado el análisis, pero no te pases con los elogios hombre! Por suerte, Internet está lleno de gente que sabéis hacer reviews buenísimas en blogs, foros, youtube, revistas, webs, podcasts...con ser uno más me vale y me sobra.

      Nos leemos!

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho el análisis y sobretodo por que es una saga de juegos que me encanta, sobretodo la de Shinobi III. Cierto es que a las reviews le dan un toque más especial usar tus propios cartuchos y juegos, hay mucha imagen por internet y eso se nota.

    He encontrado cosas que desconocía del juego, así que muy interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me están entrando ganas de ponerme con el Shinobi III, a ver si no tardó mucho en comentarlo por aquí.

      Lo de las imágenes se me ocurrió que, ya que estaba jugándolos, podía sacar alguna foto yo mismo con el móvil y mi calidad como fotografo hace el resto (es decir, fotos cutres aseguradas, jeje!)

      Un saludo!

      Eliminar
  5. Grandioso el pack eh? Y que genial sega pasandose por el forro casi todos los copyrraits xdddd.

    Me hubiera gustado mucho ver el ninja gaiden completo y sin bugs. Se parecia mas a la recre que ninguno. Si tenia cosas en comun con el shinobi es porque obviamente lo estaba haciendo sega. Igual que los de sus 8 bits.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es injusto criticar a ese Ninja Gaiden a partir de una beta con tantos bugs, pero es que esa forma de avanzar "en diagonal" era insufrible, buf! Además de refrito del Shinobi, la primera fase del Ninja Gaiden también parece reciclada del Streets of Rage (el "skyline" de la ciudad de fondo es clavada a la de la intro del primer SoR)

      Un saludo!

      Eliminar
    2. Jajajja, si que es cierto que lo de andar en diagonal era un poco chungo, pero estoy seguro de que eso no iba a ser asi realmente. Lo del skyline es asi porque esa fase en la recre era asi, mas o menos. Xdd la verdad es que el shadow warriors de recre era un poco rarito tambien.

      Eliminar
  6. Genial análisis pormenorizado, sí señor, olé!

    Qué suerte poder jugar a esas grandes consolas en un LCD sin perder calidad. El título del blog es absolutamente de Crack!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por el comentario, y bienvenido también al blog!

    Lo de la tele tengo que aclarar que con los filtros yo veo los juegos muy bien, y en las fotos se puede ver más o menos como quedan, pero algo de calidad hay que reconocer que se pierde respecto a una tele de tubo, tampoco quiero engañar a nadie. Eso sí, se ven mucho mejor que en muchas otras teles LCD y de plasma que he probado, y a mi me convence...

    Me alegro que te guste el nombre del blog...pero el día que quiera hablar de juegos de otra consola ya la he liado parda, jeje!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. ¡Gran análisis!

    La de horas que le habré echado a este videojuego de pequeño (con el gran cartucho MEGA 6). Es curioso porque me encantaba, pero era incapaz de llegar a las últimas fases, siempre me desquiciaba.

    Sin embargo, hace un par de años me puse a la tarea y me lo conseguí pasar, viendo antes el camino a seguir en el laberinto.

    ¡Un saludo!

    PD: Maldito salto en la fase del mar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miguel!

      El laberinto es odioso, pero como decía arriba, es problema de la traducción (mejor dicho, de la falta de ella)...en Shinobi 3 hay otro laberinto, pero es mucho más accesible (normalmente el camino bueno siempre es el de la puerta más alejada)...y de lo que estoy muy orgulloso es de haber sacado el final bueno, aunque fuese aprovechando la guía del laberinto para saber dónde obtener un "power up" antes del combate final y gastando un crédito antes del laberinto para entrar al final con 9 vidas = 8 magias de autodestrucción)

      El salto del puerto que hay hacia el final es odioso, sino juego todavía más a este juego es por culpa de lo que se me atraganta y odio esta fase...

      Un saludo!

      PD- Ahora te contesto el mail ;)

      Eliminar
  9. Nunca he visto este juego muy difícil, me lo pasé con 8 o 10 años en el modo normal varias veces... y no era un gran jugador. Es un juego exclusivo excelente.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...